Te quise hasta las lágrimas.

la verdad nos livera

En la vida, mientras crecemos aprendemos a reconocer y conocer personas, personas que pueden ser momentáneas o que pueden ser permanentes, aprendemos que estas personas que llegan a nuestra vida se convierten en parte de nuestra rutina, de nuestro día, que una vida sin ellas no podría ser posible, nos acostumbramos a conocer personas e intercambiar momentos con ellas.


“Acostumbrarse”, un día un anciano, en el panecillo; (el adorablemente había decidido ser sabio a falta de inteligencia y construyo su reputación de consejero local y temporal de vecinos), conversábamos ambos del Aucas si del ídolo de la capital, terminaba la conversación y le pregunte;


Con voz ronca yo: ¿le puedo hacer tres preguntas?


 El con voz ronca igualmente me respondió: si, ¿Cuál es tu segunda pregunta?


Le pregunte acerca del cielo y el infierno, su respuesta fue el simple acto de poner un espejo frente a mí, entendí en ese momento todo lo que tenía que entender.


La tercera pregunta que le hice la recuerdo perfectamente al día de hoy; como a su respuesta nunca la olvide.


Le pregunte: ¿Cuánto tarda un corazón en dejar de sentir dolor después que un gran amor se va de  una vida?


El viejo se acomodo su sombrero y me miro fijamente a los ojos, su voz se agudiza y respondió:


“El corazón, joven… el corazón bombea sangre al cuerpo, el amor es una decisión que toma el cerebro, pero claro el corazón arde cuando lo vivido se vuelve recuerdo, que quieres escuchar? … que el amor si es real no termina que solo hay uno! No, nunca pasa así, el amor no nace un día para morir, tu primer amor durara un tiempo, la mujer que siempre soñaste no llegara nunca, solo tú decides a quién y por quien amar” de cuánto tiempo tarda un corazón en recuperarse en dejar de arder de tristeza eso depende de cada persona y de personalidad, para algunos hay cosas más importantes que para otros me dijo, termino diciéndome feliz vida si la tristeza te alcanza un día bríndale una sonrisa y dale un abrazo, un día te acostumbraras a que la vida es un intercambio de sentimientos intercámbialos bien!!!.


Y me acostumbre a intercambiar sentimientos con todas las niñas que pude, conocí mujeres espectaculares, grandes personas, de las que aprendí mucho e intente enseñar lo necesario, me acostumbre a vivir dejando que el corazón bombee y decidí dejarle al cerebro eso de los sentimientos. La costumbre mato a la ilusión.


Cuando  la conocí, yo llegue tarde ella ya había encontrado a su love, alguien le había llegado al alma, y yo por ahí acostumbrado a una rutina de entrar y salir rápidamente de la vida de mujeres que encontraban en mi lo que buscaban.


Su rostro fue mi luz la primera vez que la vi, su piel su me brindo la paz que yo buscaba, pero no era con migo no era ella la que intercambiaba emoción, su ternura me pego un golpe muy duro al ego que se rindió ante ella, un día vi sus ojitos pequeños con ilusión  en ese momento mi ilusión renació, yo decidí no acabar jamás con su ilusión con su amor, me prometí que sería su amigo y fue el más bello y cruel que hice el error que cometí, no le susurraría al oído ninguno de mis versos, no sería tierno, no le daría la mirada apropiada, ni encontraría las palabras justas, no…  yo solo aria lo mío si un día su amor acabaría, y me quede junto a ella intentando ser le útil, ser complaciente, y la complacencia termino siendo incomoda para ambos. Lo más grave es que cuando pasa esto uno no sabe como alejarse de ese alguien, porque lo que escribe el manual del seductor es retirarse esperando volver un día o no esperando nada, lo segundo es lo más apropiado, considerando que en estas circunstancias el comportamiento se ve afectado por las decisiones de la otra parte a cada instante, en este momento la otra parte se vuelve importante en la rutina diaria, lo que pasa es que comienza el estado de confusión, de remordimientos porque aunque sabes que puedes hacer que la otra parte se acostumbre de apoco a ti y sabes cómo puedes hacerle feliz en cada inste sabes que no tienes que hacerlo, en fin el tiempo pasa y pasa nada cambia y ella o el, ahora es tu rutina, echas de menos su presencia en la noche, echas de menos su sonrisa en tus sueños, su voz al amanecer, sus enojos, sus rabias, hasta su llanto te causa llanto. En este momento uno está realmente perdido, porque el corazón volvió a eso de sentir y todo tu plan de vida se cayó. Pasa el tiempo aun mas y esperas un día poderle decir con las palabras que además ya tienes y son las adecuadas que ella es tu vida y tu prioridad, hasta ya encontraste el tono perfecto de voz que le gusta, el comportamiento que ella busca, estás seguro que la conoces, y que nadie le va a hacer tan feliz como voz podes hacerle, de pronto un día decides hacerlo y de pronto te das cuenta que   llego alguien más la tercera persona que en este caso sería la cuarta, un oportunista que le muestra lo que ella quiere ver y le da lo que ella quiere recibir, le miente en la cara y ella se lo cree. Te  quedas en silencio y en frio cuando esto ocurre y te preguntas que hubiera sido de mi si le mostraba yo lo que ella buscaba, lo que quería porque además, estas seguro que de tus rivales eres el que más chance tenia, es que siempre le tuviste hay frente ti para mostrarte, para mostrarle lo que aprendiste de la vida, para convencerle que eres la mejor oportunidad de encontrar lo anhelado,  y no lo hiciste nunca, no lo hiciste por que en verdad lo único que siempre me preocupo fue que este bien y sea feliz, es más crudo enterarse que tal vez ni eso hiciste. Que te queda si ella elige a otro para albergar su corazón para cuidarle y darle su ternura, sus besos, su amor. Y si sus lágrimas, su tristeza te rompe el corazón siempre. ¿Qué te queda? Diablos ¿Qué te queda? No te queda nada, nada más que alegrarte por que ella al fin va a tener la felicidad que tanto busco, puedes quedarte a su lado y convertirte en el amiguis que tanto ella quiere, o lo más sano al fin alejarte, procurar que no te vuelva a pasar, y continuar con tu vida. Qué pasa si te acostumbraste tanto a su presencia que aunque te cause dolor prefieres estar cerca de ella. El llanto se apodera de ti y entiendes que es real, que lo que sientes es real y nada va a cambiarlo. Estás vivo de nuevo pero te sientes muerto, en el fondo te alegras porque ella porque sabes que ahora es más fuerte, más firme y está haciendo su vida y será una mujer espectacular. Lo que viene para mí ya lo conozco; ya lo pase además antes, serán un par de meses muy duros, será la desconfianza hacia el mundo, será volver a caminar solo por algún rincón de Quito. Espero encontrar a alguien tan espectacular como tu algún día, será conversar debes en cuando,  será un abrazo fugitivo de recuerdos, será la melancolía a diario disfrazada de sonrisa, eso es querer hasta las lagrimas, la ilusión de que un día rompas mi tristeza con un beso y me dejes demostrarte lo que he escrito eso no se muere.


En conclusión esto de querer hasta las lágrimas se asemeja al amor, y el amor siempre termina mal, o no termina.  Lo más recomendable es ser prácticos y no querer, más que su felicidad.

  • 1
  • 0
  • Compartir en Facebook

0 comentarios

Para escribir comentarios debes registrarte.